domingo, 1 de enero de 2012

El “Costollón”, el otro Cotillón !!

Sucede en la misma ciudad y en el mismo barrio. Bien sea en el norte, sur , centro …en cualquier ciudad o pueblo de la vieja piel de toro…España.

Es imposible, aunque los medios de comunicación se atreven a dar cifras astronómicas, calcular lo que los españoles vamos a gastar entre cena y cotillón en la última noche del año.

Hasta es posible que se queden cortos en sus cálculos. Pero, estos, se refieren a una cantidad determinada de gente joven y no tan joven que saldrán a tirar la casa por la ventana en esta última noche del 2011.

Y eso ocurrirá en todas las casas?...pues no. No ocurrirá en todas. Es más, en muchas de ellas y que la pasada Nochevieja del 2010, se celebró una gran cena y cotillón, y hasta tomaron churros y chocolate de madrugada…este año no.

Cientos y miles de familias en una población cercana a los 100.000 habitantes, este año, con suerte y si no le han cortado el suministro eléctrico, cosa que las llamadas ecológicas compañías eléctricas podían evitar en estos días con solo ahorrarse un poquito de publicidad, podrán ver en la tele las campanadas del reloj de la Puerta del Sol, intentar contagiarse de la alegría de los rostros de famosos y asistentes de todas partes que acuden al kilómetro “cero” para brindar por el nuevo año, y así, olvidar por unos minutos, ojala sean horas, el drama que están viviendo.

A estas palabras o crónica de la otra sociedad, la que sufre el paro y diversos problemas económicos o también, el abandono por parte de los hijos, cuando los padres, ya mayores, no tienen dinero que darles, también, se les acompaña con hechos.

Los “costos” . Si, esas cajas de alimentos esencialesque proporciona Caritas, para sustento de familias necesitadas y que ayudan a pasar con menos dificultades esta nochevieja y algunas comidas y cenas más.

No llevan marcas conocidas por el gran público, son marcas blancas, hasta donde llegan los presupuestos de Caritas Parroquiales o el Banco de Alimentos, cada vez más, algunas tiendas de barrio, no precisamente las que presentan grandes números de ventas y que todo el mundo conocen, las de barrio, aportan frutas frescas y hortalizas. Son lo primero a repartir, pues son alimentos perecederos. No faltan legumbres, arroz, latas de frutas, leche, alguna bolsa con dulces variados navideños, aceite, también turrón, una botella de sidra,alguna golosina para los niños, estamos en Navidad.

El “costo” de la Nochevieja, pretende aportar algo más al triste de supervivencia y que no se puede mejorar porque es lo que hay. Si, hasta donde llega la generosidad de la sociedad para los menos afortunados y que por ello, no deben pasar una noche peor.

Con ellos, mientras se les ha ido llevando los costos, procurando hacerlo de una manera solidaria y protegiendo la identidad y dignidad de la persona y familia quienes se les atiende, de una manera informal, hemos brindado por mejor suerte para el próximo 2012, les hemos deseado que todo, todo, les vaya a ellos y a los demás…mucho mejor.

Y mientras, en el otro mundo, en el que al parecer, se maneja dinero, los mariscos, carnes, bebidas, fiestas, etc., continúan cayendo en la cesta de la compra. Es bueno para la economía de nuestro país. Si se puede, se debe consumir…pero, por favor, no tirar hoy lo que mañana podamos necesitar y a la hora de brindar por el nuevo año 2012, dejen un huequecito en su memoria y unas gotas en su copa y brinden por los otros, los del “costollón”…que también les deseen lo mejor.

Al menos, este servidor y quien le acompañará, así lo hará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu comentario, nos ayuda y nos hace mejorar.