jueves, 24 de mayo de 2012

Prevenir contra los hurtos, a las personas Mayores !!


Que la tercera edad, es la más débil, menos atendida y por ende, más indefensa ante cualquier problema social... crisis económica, recortes sociales, enfermedades, hurtos, etc. es de "cajón", como diría un castizo. Y es por eso, por lo que en cuanto a los hurtos en cajeros automáticos, tirones de bolsos, etc.



La Policía Nacional, está concienciando a nuestros mayores. Por ejemplo; con charlas y consejos allá donde se reunen, el martes, lo pudimos comprobar en el Centro de Día de Mayores, Algeciras II del barrio algecireño de San José Artesano.  

No solo hay que avisar, hay que educar y prevenir.



La Policía Nacional, está enseñando a las personas mayores a evitar robos y estafas. Con sencillas precauciones como llevar el bolso en la parte contraria a la calzada se puede prevenir un tirón. Los cajeros son uno de los puntos más delicados.

Hay que llevar mucho cuidado con que nadie observe el número secreto, pero también hay que comprobar que el cajero no ha sido manipulado. Para evitar timos en casa, siempre hay que pedir la identificación y no dejar entrar sin comprobar la identidad. Precaución también con la puerta, por muy blindada que sea, una radiografía basta para abrirla si no se dan dos vueltas a la cerradura.

El 90 por ciento de estos delitos se podrían evitar con recomendaciones como éstas.


Es uno de los consejos que la policía está dando a los mayores: “Cuidado con el robo de los bolsos”. La tercera edad se siente vulnerable ante los hurtos y los ladrones aprovechan cualquier despiste, sobretodo a la salida de los bancos con dinero.

Pero la mayoría de delitos se produce en el hogar, con supuestos técnicos que hacen revisiones de gas y luz falsas. Cualquier revisión debe ser informada de manera oficial por la compañía.

 Ojo, con el Cajero Automático.

El cajero automático se ideó cómo método de extracción de dinero (desde una cuenta bancaria personal, sin necesitar la presencia de ningún empleado), pero con el desarrollo de las nuevas tecnologías y la mejora de las comunicaciones vía Internet, las ofertas que estos ofrecen son actualmente muy numerosas.

Estos dispositivos nos permiten realizar operaciones tales como retirar dinero de una cuenta bancaria, consultar el saldo disponible, realizar transacciones entre cuentas, comprar entradas, ingresar dinero mediante un sobre o cheque...

Sin embargo, el uso del cajero automático encierra algunos peligros ya que se nos pide nuestra contraseña para realizar cualquier operación.

Esto puede resultar problemático, pues si bien es una medida de seguridad básica (la contraseña es la primera barrera contra el robo de identidad), se han denunciado casos de robos mediante la utilización de cámaras espía (de tamaño reducido) con el fin de obtener la contraseña cuando el usuario la teclea.
Después se roba la tarjeta y se tiene pleno acceso a la cuenta en cuestión.

Para evitar este hurto, es imprescindible cerrar bien la puerta del cajero y esconder la mano que teclea la contraseña con la otra.

De este modo, podremos evitar consecuencias nefastas. 

1 comentario:

  1. Muy Bien Angel por esta pagina es que nos creemos que nadie nos esta mirando cuando menos te lo esperas biene el fresco y se lo lleba todo
    .Y como dijo aquel que son capaces de quitarte la camisa sin quitarte el chaleco Un saludo gabriel

    ResponderEliminar

Tu comentario, nos ayuda y nos hace mejorar.