domingo, 11 de noviembre de 2012

Cuentacuentos


Como ejercicio de la Fase II, los alumnos de la Perlita han trabajado escribiendo unos cuentos a su manera, cuentos que se lo contaban de pequeños, se lo han contado a sus hijos o se lo cuentan a sus nietos. Este en concreto, según nos ha contado nuestra alumna se lo contaba su madre cuando tenía que dejarla sola con sus hermanos para irse a trabajar.
Os animo a leerlo.



Los 7 cabritillos y el lobo

En una bonita casa del bosque vivía mamá cabra con sus siete cabritillos.                             Una mañana mamá cabra le dijo a sus hijos que tenía que ir a la ciudad a comprar y antes de salir  les dijo: 
- Queridos hijitos no  abrirle la puerta a nadie. 
- ¡Sí mamá. No le abriremos a nadie la puerta!
La mamá de los cabritillos temía que el lobo la viera salir y fuera a casa a comerse a sus hijitos. Ella, preocupada, volvió a decir: 
- Hijitos, cerrar la puerta con llave y no le abráis la puerta a nadie, puede venir el lobo. El mayor de los cabritillos cerró muy bien la  puerta.
Al ratito llaman a la puerta. 
-¿Quién es?, dijo un cabritillo. 
-Soy yo, vuestra mamá - dijo el lobo, que intentaba imitar la voz de la mamá cabra.         - No, no, tú no eres nuestra mamá, nuestra mamá tiene la voz fina y tú la tienes ronca.
 El lobo se marchó y fue en busca del huevero y le dijo: 
- Dame muchos huevos para que mi voz se aclare.
 El lobo tras comerse los huevos tuvo una voz más clara. De nuevo llamó a la puerta de las casa de los cabritillos. 
-¿Quién es?
-Soy yo, vuestra mamá.
- Asoma la patita por debajo de la puerta.                                                                                   Entonces el lobo metió su oscura y peluda pata por debajo de la puerta y los cabritillos dijeron: 
-¡No, no! tú no eres nuestra mamá, nuestra mamá tiene la pata blanquita.
 El lobo enfadado pensó ir al molino a pedirle al molinero harina para poner su pata muy blanquita. Y así lo hizo el lobo y de nuevo fue a casa de los cabritillos. 
-¿Quién es?, dice un cabritillo.
- Soy yo, vuestra mamá.

-Enseña la patita por debajo de la puerta.
 El lobo metió su pata, ahora blanquita, por debajo de la puerta y todos los cabritillos dijeron: ¡Sí, sí! Es nuestra mamá, abrid la puerta.
Entonces el lobo entró en la casa y se comió a seis de los cabritillos, menos a uno, el más pequeño, que se había escondido en la cajita del reloj.
El lobo con una barriga muy gorda salió de la casa hacia el río, bebió agua y se quedó dormido al lado del río. Mientras tanto mamá cabra llegó a casa. Al ver la puerta abierta entró muy nerviosa gritando: 

-¡Hijitos, dónde estáis! ¡ Hijitos, dónde estáis!
 Una voz muy lejana decía: -¡Mamá, mamá! 
-¿Dónde estás, hijo mío?
- Estoy aquí, en la cajita del reloj. 

La mamá cabra sacó al pequeño de sus hijos de la cajita del reloj, y el cabritillo le contó que el lobo había venido y se había comido a sus seis hermanitos.                                     
La mamá cabra le dijo a su hijito que cogiera hilo y una aguja, y juntos salieron a buscar al lobo.                                   
Le encontraron durmiendo profundamente. La mamá cabra abrió la barriga del lobo, sacó a sus hijitos, la llenó de piedras, luego la cosió y todos se fueron contentos.Al rato el lobo se despertó:
-¡Oh¡ ¡Qué sed me ha dado comerme a estos cabritillos! Se arrastró por la tierra para acercarse al río a beber agua, pero al intentar beber, cayó al río y se ahogó, pues no podía moverse, ya que su barriga estaba llena de muchas y pesadas piedras. 

Y  colorín ,colorado esta historia se a acabado.      
        
  Fin



Autora: Mari Luz López Cárdenas
 ( Alumna Fase II "Miedo a Internet?")







3 comentarios:

  1. Muy bien malu da alegria de leer los cuentos de nuestro tiempo
    felicidades

    ResponderEliminar
  2. Que bien lo has hecho Mariluz , felicidades , ya eres toda una experta.
    Saludos Amalia

    ResponderEliminar
  3. Muy bien conseguido, Maluz. Nos ha nacido una verdadera estrella en el Blog.
    Enhorabuena y un abrazo

    ResponderEliminar

Tu comentario, nos ayuda y nos hace mejorar.