sábado, 1 de octubre de 2016

En el Día Internacional del Mayor… también Mayor-Net. (Mayores y no viejos)




Es octubre el mes de la tercera edad ―siendo el 1 de octubre su día internacional, decretado por la Organización de Naciones Unidas en el año 1990―, donde se nos recuerda los cuidados integrales, físicos y emocionales, además de la relación que se tiene con el entorno.

Cuando hablamos de adultos mayores, inevitablemente pensamos en un estereotipo: personas con diferentes enfermedades y problemas para enfrentarse solos al entorno que los rodea. Si bien llegar a la tercera edad tiene las dificultades propias del paso del tiempo, eso no quiere decir que su envejecimiento no sea saludable. 


“La vejez no tiene que ver con la presencia de enfermedades, un adulto mayor puede tener un envejecimiento exitoso con enfermedades crónicas compensadas y cumpliendo diversas condiciones”, señala la conocida geriatra, Dra. Paola Fuentes.


Podemos ser mayores sin ser viejos



Todos acumulamos años, y cada uno de nosotros, tarde o temprano, llegaremos a ser personas de edad avanzada... ancianos. Por eso me gustaría hablar de lo diferente que puede ser nuestra vida según decidamos enfocarla.

No podemos evitar llegar a ser mayores, pero sí podemos negarnos a ser viejos.

Ni viejo ni vieja... persona mayor.

Somos personas viejas cuando dejamos que la vida transcurra sin sorpresas, cuando nos levantamos y sólo miramos por la ventana para ver pasar el tiempo. Somos mayores cuando, a pesar de la edad, nos levantamos y disfrutamos de un paseo mirando correr a los niños, sonriendo a cada persona que nos saluda.

    — Somos viejos cuando nuestros sueños se mueren, cuando dejamos de luchar por conseguir "algo" en la vida. Somos mayores cuando aún a nuestros años, soñamos. Soñamos con ver a los nietos, con llenar la mesa de familia, con descubrir y experimentar cosas nuevas, con hacer reír a los demás con nuestras historias.


    — Somos personas viejas cuando creemos que estamos de vuelta de todo, que la vida ya no puede darnos nada que no hayamos vivido ni enseñarnos nada nuevo. Somos mayores cuando seguimos dispuestos a aprender, a descubrir y a conocer.

    Persona mayor, con edad sí... viejo no.— Somos personas viejas cuando nos quedamos sentados frente al televisor esperando la hora de nuestra muerte, cuando no hacemos nada por las personas que están junto a  nosotros, excepto hacerles infelices con nuestras quejas. Somos mayores cuando salimos a caminar porque el médico nos dice que eso nos dará calidad de vida, cuando disfrutamos inmensamente cada minuto que estamos en este mundo.


   — Somos viejos cuando miramos la agenda y está en blanco porque no tenemos nada que hacer y sólo nos resignamos a nuestra partida, sin darnos cuenta de que cada día es una bendición. Somos mayores cuando planificamos nuestra vida junto a la familia, cuando viajamos para conocer mundo, cuando hacemos todas esas cosas que no habíamos podido hacer antes.

No seamos viejos, que eso es cuestión de actitud ante la vida. Las personas con alma vieja se deprimen con mucha facilidad, pero las que simplemente son personas mayores, aceptan las inconveniencias de la vida, no dejando que les afecte tanto como para amargarles, saben que la vida se hace muy larga o muy corta según se viva... Siempre merece la pena vivir intensamente, con felicidad, optimismo y sin aferrarse a las cosas que nos dañan el corazón.


No permitamos que el desánimo, la tristeza, los obstáculos, los miedos, los fracasos y las derrotas nos conviertan en personas viejas, amargadas y sin vida.
La edad se lleva en el corazón, y siempre que encuentres motivos para sonreír y alegrar a los demás, serás una persona mayor con alma joven.

Y si tienes dudas… observa, escucha y conoce, la labor de los mayores de Mayor-Net. Un voluntariado real y social, de personas mayores que ayudan, sin ánimo de lucro, a otros mayores. 



Ángel Corbalán
Presidente Asociación “Amigos de Mayores en la Red” (Mayor-Net)






2 comentarios:

  1. El voluntariado de mayornet, lo ha formado personas, que en el pasado fueron alumnos.
    Es un orgullo, que ahora ,enseñen a otros mayores.

    ResponderEliminar
  2. Muy bien, somos mayores pero con ganas de hacer cosas y no quedarnos estancados en el tiempo, que Dios nos ayude para seguir muchos años siendo mayores, no viejos gracias.

    ResponderEliminar

Tu comentario, nos ayuda y nos hace mejorar.