lunes, 5 de noviembre de 2012

Cuentos, recuerdos de la infancia...


Como ejercicio de la Fase II, los alumnos de la Perlita han trabajado escribiendo unos cuentos a su manera, cuentos que se lo contaban de pequeños, se lo han contado a sus hijos o se lo cuentan a sus nietos. He aquí otro de ellos.                                                      

Os animo a leerlo.


                       EL LEÓN CORDERO

Hace muchos años una cigüeña volaba sobre un rebaño de ovejas para dejarles los cabritillas pequeñitos, bajó hacia ellas y les dijo a los cabritillas elegid la que os guste y esa será vuestra madre. Todos eligieron a una y se fueron con ella, pero a una de las ovejas ninguno la eligió y se puso a llorar muy triste.
Mientras la cigüeña se dio cuenta de que le quedaba uno, pero cuando fue a cogerlo se percató de que se había equivocado y que no era un cabritilla sino un cachorro de león y se dijo para sí misma, que tendría que volar mucho para llevarlo hasta África.
Pero mientras la cigüeña pensaba, el cachorrito de león se había ido con la oveja que nadie había querido, la cual lo había aceptado como suyo, la cigüeña intentó explicárselo,pero ella no quiso saber nada y se quedó con el cachorro.

Por la mañana las mamás cogieron a sus cachorritos  para lavarlos y cuidarlos.  
El cachorro de león que se llamaba Lamber estaba loco por irse a jugar con sus hermanos pero ellos cuando lo vieron se dieron cuenta de que no era como ellos, no sabia hablar,  su lana era muy fea, y se metían con él, su madre lo tenia muy mimado y lo había convertido en un cobarde.
Pero pasó el tiempo y los cabritillas se convirtieron en carneros y Lamber se convirtió en un león adulto, muy grande, pero seguía siendo cobarde. 
Sus hermanos seguían metiéndose con él.
Una noche ocurrió algo que lo dejó petrificado, un lobo hambriento corría tras su madre mientras que ella desesperada gritaba: ¡Lamber ayúdame!
Pero él no podía moverse del miedo que tenía, el lobo alcanzó a su madre y cuando iba a comérsela, a Lamber se le encendió la chispa del valor ,se enfrentó al lobo malvado y lo lanzó por el acantilado.
Su madre estaba muy orgullosa de él, y ya,sus hermanos no volvieron a meterse con él nunca. Estaban muy contentos de tener un hermano tan valiente.


Autora: Toñi Ceballos Utrera
(Alumna Fase II "Miedo a Internet?"