viernes, 7 de octubre de 2011

Cuando la felicidad es un trayecto, no un destino.


Ser mayor es quien tiene mucha edad; viejo es quien perdió la jovialidad.
La edad causa la degeneración de las células; la vejez produce el deterioro del espíritu.

Traemos hoy a este, nuestro blog, una serie de reflexiones para meditar y replantearnos algunas cosas de esta, nuestra vida...

A veces, nos convencemos a nosotros mismos de que la vida será mejor después de casarnos, después de tener un hijo, y entonces después de tener otro.
Entonces nos sentimos frustrados de que los hijos no son lo suficientemente grandes y que seremos felices cuando lo sean.


Después de eso nos frustramos por que son adolescentes (difíciles de tratar). Ciertamente seremos más felices cuando salgan de esa etapa.

Nos decimos que nuestra vida estará completa cuando a nuestro esposo o esposa le vaya mejor, cuando tengamos un mejor auto o una mejor casa, cuando nos podamos ir de vacaciones, cuando estemos retirados…

La verdad es que no hay mejor momento para ser felices que AHORA. Si no es ahora? , Cuando? Tu vida siempre estará llena de retos.


Es mejor admitirlos y decidir ser felices de todas formas. Una de las frases que siempre me ha llamado la atención, es de Alfred D. de Souza, y dice así: “Por largo tiempo parecía para mí que la vida estaba a punto de comenzar, la vida de verdad. Pero siempre había un obstáculo en el camino, algo que resolver primero, algún asunto sin terminar, tiempo por pasar, una deuda que pagar, entonces la vida comenzaría. Hasta que me dí cuenta que esos obstáculos eran mi vida.Esta perspectiva me ha ayudado a ver que no hay un camino a la felicidad. la felicidad es el camino.
Así que atesora cada momento que tienes, y atesóralo más cuando lo compartiste con “alguien especial”, lo suficientemente especial para compartir tu tiempo, y recuerda que el tiempo no espera por nadie…
Así que deja de esperar hasta que termines la escuela, hasta que vuelvas a la escuela, hasta que bajes 10 kilos, hasta que tus hijos se vayan de casa, hasta que te cases, hasta que te divorcies, hasta el viernes por la noche, hasta el domingo por la mañana, hasta la primavera, hasta el verano, o hasta que mueras, para decidir que no hay mejor momento que este para ser feliz…"
 La felicidad es un trayecto, no un destino.

Pensamiento para la vida: 



“Trabaja como si NO necesitaras dinero, Ama como si nunca te hubieran herido, y baila como si NADIE te estuviera viendo…”
No se es viejo por la edad.
No es viejo aquel que pierde su cabello o su última muela, sino su última esperanza.
No es viejo el que lleva en su corazón el amor siempre ardiente; no es viejo el que mantiene su fe en si mismo, el que vive sanamente alegre, convencido de que para el corazón puro no hay edad….

El cuerpo envejece…pero no la actividad creadora del espíritu.


  (Leonar Cohen, cantante, 77 años, hace tres años se arruinó y continúa cantando.)

Goethe concluyó Fausto a los 82 años.
El Tiziano pintó obras maestras a los 98.
Toscanini dirigió orquestas a los 87.
Edison trabajaba en su laboratorio a los 83.
Benjamín Franklin contribuyó a redactar la constitución de los Estados Unidos a los 81….
Isaac Wislicki empezó a ser pintor a los 104 años.

Recuerda que, para el profano la ancianidad es invierno; para el sabio es la estación de la cosecha.











Fuentes:
Vejez y vida.
Ángel Corbalán

4 comentarios:

  1. Muchas gracias por vuestra dedicación, ¡excelente! con vuestro permiso comparto ésta entrada.

    ResponderEliminar
  2. Muy positivo y edificante.
    Me lo llevo con vuestro permiso.
    Un saludo
    Pedro Marín

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excelente mensaje, edificante y real.
      Lo compartiré
      Héctor Manolo Argueta Vela.
      Abrazos.

      Eliminar
    2. Excelente edificante y real.
      Lo compartiré...
      Héctor Manolo Argueta Vela.
      Guatemala, C. A.

      Eliminar

Tu comentario, nos ayuda y nos hace mejorar.