miércoles, 26 de octubre de 2011

Por qué se tiene miedo a envejecer?



"Nada nos hace envejecer con más rapidez que el pensar incesantemente en que nos hacemos viejos.".(Georg Christoph Lichtenberg).

“No quiero que pasen los años y que llegue ese día en que cuando me vea al espejo no sea mas que una pasa con cara, un cuerpo pequeño y curvo y sin capacidad de nada. Tengo tanto miedo de llegar a ese estado, definitivamente no quiero, es algo que no es para mí. Prefiero morir joven y vivir poco a morir vieja y que los últimos años de mi vida sean de un total suplicio, por el hecho de aquejarme por distintos males, tales como la sordera, la falta de memoria, visiones, dolores. Y lo peor de todo es que estás totalmente sola, nadie te acompaña.”, esto lo piensa una y otra vez, Esmeralda, una señora de mediana edad y probablemente, cada vez que se mira al espejo, antes de salir a la calle, bien por una cita o motivo de trabajo.

Considerada como el miedo a envejecer, es una más de las tantas fobias que padece el ser humano, hablamos de la “Gerascofobia”, es definida como un persistente, anormal e injustificado miedo a envejecer; este temor lo puede padecer cualquier tipo de persona sin importar sexo ni condición social.

Esta amiga nuestra, continúa con su visión y fobia a hacerse mayor; “ En los últimos años seré una carga. Mis padres ya habrán muerto para la época en que yo este en ese estado, mi familia me habrá dejado, mi esposo ya no existiría [muerto o no, a esa edad ya nada existe]. Estas abandonada en un hogar con personas que olvidaras a cada segundo, ellos te cuidaran y te darán el cariño que tu quieres, pero, ¿de qué sirve? si tú no los quieres a ellos. Ni si quiera sabes quienes son. Te mueven de un lado para otro, te dicen las cosas que hacer y las que no puedes hacer, te tratan como a un niño y tu te comportas como tal. No poder ir al baño, usando pañales, "aprendiendo" a caminar o ,más bien dicho, dejando de caminar y todo eso si es que no has perdido la movilidad completa de tu cuerpo. Yo ya viví la infancia, no quiero vivirla de nuevo menos en un cuerpo tan desagradable. Ahora quiero aclarar que no odio a la gente de avanzada edad ni me causan asco, sólo que no me gustaría serlo.”. Como vemos, aunque es muy triste, las personas que sufren esta fobia, como Esmeralda, lo pasan muy mal.

Ante esta situación, las personas intentan detener el proceso de envejecimiento con pintura para el cabello, cirugías estéticas, cremas y maquillajes caros; sin embargo este es un caso extremo que conlleva mucha infelicidad a quienes la padecen.

Además de retener con productos y cualquier otra cosa; los Gerascofóbicos realizan actividades deportivas para conservarse sanos y en forma, además optan por estar a la última moda en ropa, tecnología y todo lo que surja en su alrededor.

En el miedo a envejecer influyen varios factores relacionados directamente con la historia del individuo que la padece. Hay algunos elementos que resultan determinantes, como son que el individuo padezca de otras fobias, temores o ansiedades; que el individuo sienta una falta de realización o de logro de ciertas metas; sus circunstancias socioeconómicas.

Los que padecen este trastorno suelen caracterizarse como personas con rasgos de personalidad ansiosos, histéricos o narcisistas. Debido a la sobrevaloración que hacen de los bienes materiales y del logro de las metas; experimentan problemas para lidiar con la pérdida de la belleza, el poder, la seducción y las riquezas, entre otros.

El temor a envejecer, surge por miedo a la marginación o rechazo que hay para los que ya son viejos y los que se acercan a esta etapa.

Mayormente los ancianos en casa se convierten en un mueble más, ya sea porque su cuerpo no le permita funcionar al cien por ciento o bien, porque perdieron toda autoridad tanto en el hogar o en la economía. A pesar de que todos seremos viejos, salvo que la muerte nos impida llegar a la vejez.


Por otro lado. el individuo cumple con un rol social, este rol está dado por su propia circunstancia, pero también por las exigencias que la sociedad pone en él.

La ambición, el dinamismo, la competitividad, la fuerza, el riesgo, desear, ser deseado, son algunas de las condiciones del éxito, así entendido por la sociedad globalizada de hoy.

Si reflexionamos acerca de las condiciones del individuo exitoso, comprenderemos que estas características responden a la idea que se tiene del adolescente o adulto joven.

La confusión aparece cuando aún permaneciendo las características mencionadas, la apariencia, el aspecto físico, no acompaña esta situación.

Ante esto se desea pertenecer a la franja exitosa, seguir siendo lo que la sociedad reclama intentando modificar la realidad, siendo así incapaz de aceptar un cuerpo que envejece, aunque el valor como persona permanezca intacto.
Como no se puede adecuar a la circunstancia aceptándola, se modifica el cuerpo, como una manera de modificar la realidad. Seguir jóvenes físicamente es una manera de pertenecer, permanecer en el tiempo, contrariar el devenir de la vida.
La vejez se va anunciando desde ciertas manifestaciones que aparecen lentamente acompañados de: arrugas, canas, engrosamientos selectivos, posturas, humor variable, ansiedad, temores difusos y sensibilidad exacerbada. Ante esto, la cirugía aparenta ser un remedio eficaz y sin sufrimiento psíquico.

Actualmente hay gente que a los 62 años se siente anciano, porque su concepto de vida es malo, pero existe una categorización que rige a nivel internacional, donde se marca que de 45 a 59 años es la etapa de pre-vejez, la etapa de vejez joven es de 60 a 74 años, el viejo real es de 75 a 89 años de edad y de 90 años en adelante es considerado anciano.

Que se puede hacer?


La belleza del cuerpo es limitada y tristemente vulnerable, busca engrandecer y embellecer tu alma, esa belleza es infinita.

No tengas miedo de envejecer, piensa en todos aquellos que no tienen vida para poder vivirla, para poder compartirla, para poder disfrutarla, a causa de la muerte que les sorprendió a muy temprana edad. La vida es para vivirla, no te “remiendes” al grado de perder tu verdadero rostro, corres el grave riesgo de perder el rostro de tu identidad humana y específicamente personal, ama la vida, vívela en plenitud, cada etapa tiene su encanto, no tomes al tiempo como tu enemigo, hazlo tu aliado, vive tu vida, no la desperdicies, reflexiona y date cuenta, envejecer es un privilegio’’


Cuidemos no solamente la belleza exterior, la belleza corporal, la belleza facial; ciertamente es importante, pero no exhaustiva, ni lo primordial, la belleza exterior ha de ser solo el indicio de un cuidadoso amor a uno mismo que penetra desde el espíritu para esbozar la maravilla de la persona que se expresa a través de ese cuerpo.

No nos vaya a pasar lo que a la manzana, una fruta de hermoso aspecto, grande, roja y de un aroma incomparable, pero que dentro de ella tiene un gusano que tarde o temprano atravesará la piel y la podredumbre de dentro pasa fuera.


"Envejecer es como escalar una gran montaña: mientras se sube las fuerzas disminuyen, pero la mirada es más libre, la vista más amplia y serena.".(Ingmar Bergman)












Fuentes:
azulmarina.
Comunicacampeche.
Ángel Corbalán


4 comentarios:

  1. Es un miedo ridiculo, todos queremos vivir mucho, por lo tanto ,todos vamos a envejecer, y en realidad, no son tantas las personas que le tienen miedo a eso, solo las que se dejan convencer por las propagandas de los que lucran tratando de detener el tiempo :))

    Lucia

    ResponderEliminar
  2. LO QUE MÁS ME HA GUSTADI ES LA CITA DE bRGMAN ""Envejecer es como escalar una gran montaña: mientras se sube las fuerzas disminuyen, pero la mirada es más libre, la vista más amplia y serena.
    eN LO DEMÁS HAY DEMASIADO DE VOLUNTARISMO; LOS ACHAQUE SIGUEN VINIENDO AUNQUE TU CUERPO PAREZCA MÁS JOVEN DE LO QUE ES; y esos achaques están ahí y no predisponen al optimismo.
    El mejor mejor es sepamos convivir con la naturaleza y NO se nos ocurra competir con ella. Ángel

    ResponderEliminar
  3. Asi es, saumen. Esa cita es buenísima y muy esclarecedora.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Ángel: envejecer es un "fastidio" pero necesario... puedes verle el lado bueno con ojos de transcendencia: se tiene experiencia (si es una vida llena); de acerca uno al final (si cree en Dios) que es maravilloso; recoge los frutos que ha sembrado (si ha sembrado el bien); puede, en el tiempo de descuento, rectificar y pedir perdón... pero el alma pide "vivir siempre joven"

    ResponderEliminar

Tu comentario, nos ayuda y nos hace mejorar.