domingo, 22 de enero de 2012

El individuo en la sociedad (Asamblea en la carpintería)


A menudo, desde que comenzamos con Mayor-Net, me suelen hacer muchas preguntas y casi siempre, enfocadas a los posibles beneficios tangibles o económicos que este servidor, pueda o pudiera obtener. Al parecer,salvo contadas asociaciones de tipo religioso, espiritual o de personas con cieta generosidad, lo normal es que se hagan cosas para conseguir cosas...con cierto ánimo de lucro.

Explicaciones, doy muchas, es más, solo hay que ver para creer. Y el camino se demuestra andando y los hechos valen más que mil palabras...casi agoto el refranero. Para argumentar un poco ciertos trabajos que hacen personas con la única finalidad de servir a un colectivo, traigo un ejemplo que se suele eplicar en las Escuelas de Coaching, y que pretendo extrapolar a la misma sociedad. La historia es bien conocida y puede servir para todos, los que la conocen y la que la lean por primera vez...

Asamblea en la Carpintería. (el individuo en la sociedad)

Cuentan que en la carpintería hubo una vez una extraña asamblea.Fue una reunión de herramientas para arreglar sus diferencias.
El martillo ejerció la presidencia, pero la asamblea le notificó que tenía que renunciar.
¿La causa? Hacía demasiado ruido!.Y, además, se pasaba el tiempo golpeando.

El martillo aceptó su culpa, pero pidió que también fuera expulsado el tornillo; dijo que había que darle muchas vueltas para que sirviera de algo.
Ante el ataque, el tornillo aceptó también, pero a su vez pidió la expulsión de la lija.
Hizo ver que era muy áspera en su trato y siempre tenía fricciones con los demás.
Y la lija estuvo de acuerdo, a condición de que fuera expulsado el metro que siempre se la pasaba midiendo a los demás según su medida, como si fuera el único perfecto.







En eso entró el carpintero, se puso delante de la mesa e inició su trabajo.Utilizó el martillo, la lija, el metro y el tornillo. Finalmente, la tosca madera inicial se convirtió en un fino mueble.

Cuando la carpintería quedó nuevamente sola, la asamblea reanudó la deliberación.
Fue entonces cuando tomó la palabra el serrucho, y dijo:


- "Señores, ha quedado demostrado que tenemos defectos, pero el carpintero trabaja con nuestras cualidades.Eso es lo que nos hace valiosos. Así que no pensemos ya en nuestros puntos malos y concentrémonos en la utilidad de nuestros puntos buenos".

La asamblea encontró entonces que el martillo era fuerte, el tornillo unía y daba fuerza, la lija era especial para afinar y limar asperezas y observaron que el metro era preciso y exacto.Se sintieron entonces un equipo capaz de producir muebles de calidad. Se sintieron orgullosos de sus fortalezas y de trabajar juntos.

Ocurre lo mismo con los seres humanos. Observen y lo comprobarán. Cuando en una empresa o comunidad, el personal busca a menudo defectos en los demás, la situación se vuelve tensa y negativa. En cambio, al tratar con sinceridad de percibir los puntos fuertes de los demás, es cuando florecen los mejores logros humanos.

“Es fácil encontrar defectos, cualquier tonto puede hacerlo. Pero encontrar cualidades, eso es para los espíritus superiores que son capaces de inspirar todos los éxitos humanos.”.

Concentrarse en los puntos fuertes de cada uno… esto es esencial para lograr un buen trabajo en equipo tanto en la empresa como en una comunidad. De eso se trata. Cada uno tendrá algo único para aportar. Y de la suma de esos aportes, bajo la orientación de un guía (líder/”carpintero”), se obtendrán los resultados… resultados que por separado, o con ausencia de algún integrante (o de alguna “herramienta”, para seguir con la fábula), no podrían lograrse. Solemos tener un nombre para denominar este fenómeno: SINERGIA de los equipos de trabajo o entre asociaciones o instituciones.

Si intentamos ejercer cualidades de liderazgo, podemos hacerlo también siendo parte integrante de un equipo de trabajo… y no necesariamente, teniendo el “título” de líder de ese equipo. Estaremos ejerciendo liderazgo de nosotros mismos, siempre que seamos conscientes de esta dinámica necesaria para el trabajo en equipo. Deberemos estar atentos para identificar cuál es la mejor de nuestras cualidades… y ponerla al servicio del equipo o de los demás.

También podemos contribuir estando atento a detectar las cualidades de los demás, y ayudarlos a ponerlas también al servicio. Sacando lo mejor de cada uno de los integrantes es como lograremos cumplir con las metas de un colectivo por ende, la misma sociedad.

Sin ir más lejos, afortunadamente, algunos hijos, no ven los defectos de sus padres ya mayores, y sí ven la utilidad y predisposición, a la hora de atender a los nietos... que no es poca cosa.






by Ángel Corbalán

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu comentario, nos ayuda y nos hace mejorar.