lunes, 24 de octubre de 2011

Cuidado con la gripe, vacúnate!!


Los mayores deben vacunarse de la gripe para evitar complicaciones que puedan empeorar su estado de salud. Las personas mayores de 65 años tienen más riesgo de aparición de alguna de estas complicaciones en caso de padecer la gripe. Este riesgo es mayor aún si se tiene alguna enfermedad crónica (cardiopulmonar, diabetes mellitus, etc.), lo que es relativamente frecuente en este grupo de edad.


La Confederación Española de Organizaciones de Mayores (CEOMA) ha recordado, coincidiendo con la celebración, el pasado 1 de octubre, del Día Internacional de las Personas Mayores, la importancia que tiene la prevención en todas las acciones que se adopten, tanto a nivel individual como institucional, para alcanzar un envejecimiento activo y saludable. En este sentido, y ante el inicio de las campañas de vacunación en las distintas comunidades autónomas, CEOMA, en colaboración con el Grupo Estudio de la Gripe (GEG), recuerda a las Personas Mayores que vacunarse de la gripe evita que surjan complicaciones que puedan derivar en un empeoramiento de su estado de salud y de quienes conviven con ellos. Una de las iniciativas que desarrolla el GEG es el proyecto denominado Gripómetro, que tiene como objetivo informar a la población sobre la importancia de la prevención de la gripe mediante la vacunación, así como de la evolución de la inmunización frente a la misma.

El Gripómetro realizado con motivo de la última campaña de vacunación revela que la intención de vacunación crece de forma significativa a partir de los 60 años (superaba el 43 por ciento) y llega al 65 por ciento entre los mayores de 70 años, pero aún por debajo de lo que recomiendan las autoridades sanitarias mundiales que es de un 75%.
Una vez que se adquiere el hábito de la vacunación se mantiene en el tiempo. Ocho de cada diez personas que declaraban su intención de vacunarse en la campaña del año pasado dicen hacerlo todos los años.
Los motivos por los cuales alguien se vacuna son muy diversos, si bien los más citados son la mala salud y el miedo a contagiar a la familia o ser contagiados.
Asimismo, señala que la vacunación también está indicada para personas que padecen una enfermedad crónica (diabetes, asma, obesidad, insuficiencia renal, enfermedades crónicas cardiovasculares o inmunosupresión) y aquellas que convivan o cuidan a personas mayores, enfermos crónicos o bebés menores de seis meses, para evitar transmitirles la enfermedad.

La gripe y su importancia en los mayores.

La gripe es una enfermedad de las vías respiratorias producida por un virus, el virus de la gripe, del cual existen diferentes tipos. La enfermedad suele comenzar de forma brusca y los síntomas más frecuentes son: fiebre (puede superar los 39º C), dolor de cabeza, congestión nasal, dolor de garganta, tos, malestar general, dolores musculares y de las articulaciones, cansancio importante e incluso diarrea y vómitos. Es una enfermedad típica del invierno, presentándose fundamentalmente entre los meses de noviembre y marzo.

En la mayoría de los casos el enfermo de gripe evoluciona bien recuperándose tras unos días, pero en otros la enfermedad puede complicarse, haciendo necesario el ingreso del paciente en el hospital para su tratamiento, e incluso llegar a provocar la muerte.

Entre las complicaciones de la gripe se incluyen la neumonía, la deshidratación y el agravamiento de enfermedades crónicas como la insuficiencia cardiaca, el asma y la diabetes. Las muertes relacionadas con la gripe se deben en general a neumonías o bien a complicaciones cardiacas o pulmonares.

Las personas mayores de 65 años tienen más riesgo de aparición de alguna de estas complicaciones en caso de padecer la gripe. Este riesgo es mayor aún si se tiene alguna enfermedad crónica (cardiopulmonar, diabetes mellitus, etc.), lo que es relativamente frecuente en este grupo de edad.



Es la población de más de 65 años en la que se produce el mayor número de hospitalizaciones relacionadas con la gripe y sus complicaciones. Se estima que la mortalidad causada por la gripe o sus complicaciones cardiopulmonares oscila entre 0,2 y 0,3 por cada 100.000 personas en los menores de 50 años, siendo de 22,1 por 100.000 en las personas mayores de 65 años. En las residencias donde se atiende a personas mayores con enfermedades crónicas la mortalidad relacionada con la gripe es aún mayor, pudiendo llegar al 2,8% anual. En España la gripe causa cada año alrededor de 3.000 fallecimientos, por lo que se considera un importante problema de Salud Pública.
En la mayoría de los casos el enfermo de gripe evoluciona bien recuperándose tras unos días, pero en otros la enfermedad puede complicarse, haciendo necesario el ingreso del paciente en el hospital para su tratamiento, e incluso llegar a provocar la muerte.

Entre las complicaciones de la gripe se incluyen la neumonía, la deshidratación y el agravamiento de enfermedades crónicas como la insuficiencia cardiaca, el asma y la diabetes. Las muertes relacionadas con la gripe se deben en general a neumonías o bien a complicaciones cardiacas o pulmonares.Las personas mayores de 65 años tienen más riesgo de aparición de alguna de estas complicaciones en caso de padecer la gripe. Este riesgo es mayor aún si se tiene alguna enfermedad crónica (cardiopulmonar, diabetes mellitus, etc.), lo que es relativamente frecuente en este grupo de edad.Es la población de más de 65 años en la que se produce el mayor número de hospitalizaciones relacionadas con la gripe y sus complicaciones. Se estima que la mortalidad causada por la gripe o sus complicaciones cardiopulmonares oscila entre 0,2 y 0,3 por cada 100.000 personas en los menores de 50 años, siendo de 22,1 por 100.000 en las personas mayores de 65 años. En las residencias donde se atiende a personas mayores con enfermedades crónicas la mortalidad relacionada con la gripe es aún mayor, pudiendo llegar al 2,8% anual.

En España la gripe causa cada año alrededor de 3.000 fallecimientos, por lo que se considera un importante problema de Salud Pública.

¿Cómo puedo contraer la enfermedad?


La gripe es una enfermedad contagiosa que se transmite de una persona a otra a través de las gotitas de secreciones respiratorias que todos producimos al hablar, toser o estornudar. Los adultos enfermos de gripe pueden infectar a otras personas desde el día anterior a la aparición de los primeros síntomas hasta 7 días después del inicio de la enfermedad. Esto significa que una persona puede transmitir la gripe a otra antes incluso de sentirse enfermo.

El tiempo que pasa entre el contacto con el virus (el momento del contagio) y la aparición de los primeros síntomas es breve, en general de 1 a 3 días

Sobre la vacuna de la gripe.

Una vez que se adquiere el hábito de la vacunación se mantiene en el tiempo. Ocho de cada diez personas que declaraban su intención de vacunarse en la campaña del año pasado dicen hacerlo todos los años. Los motivos por los cuales alguien se vacuna son muy diversos, si bien los más citados son la mala salud y el miedo a contagiar a la familia o ser contagiados. Asimismo, señala que la vacunación también está indicada para personas que padecen una enfermedad crónica (diabetes, asma, obesidad, insuficiencia renal, enfermedades crónicas cardiovasculares o inmunosupresión) y aquellas que convivan o cuidan a personas mayores, enfermos crónicos o bebés menores de seis meses, para evitar transmitirles la enfermedad.

CEOMA y el GEG han difundido un decálogo sobre la gripe para facilitar el acceso a información y recomendaciones sobre este virus.

DECÁLOGO DE LA GRIPE Y SU VACUNACIÓN



1. La gripe es una infección muy contagiosa producida por el virus gripal que produce numerosos casos cada invierno.
2. La gripe es una enfermedad preocupante, que puede tener graves complicaciones que pueden desembocar incluso en muerte. Las personas que tienen más probabilidades de sufrir estas complicaciones son:
- Personas mayores
- Enfermos crónicos
- Embarazadas
3. La prevención de la gripe mediante la vacunación es la mejor opción para:
- evitar la enfermedad, ya que la vacuna induce altos niveles de protección individual
- para limitar la circulación del virus en el entorno familiar, social y laboral.
4. Las Autoridades Sanitarias y las Sociedades Científicas reconocen la eficacia de la vacunación antigripal para la prevención de la gripe y sus complicaciones. La vacuna se debe administrar cada año, para mejorar la protección frente a las cepas que van a ser más frecuentes cada invierno.
5. La vacunación a personas mayores de 60 años es fundamental para evitar que surjan complicaciones que podrían empeorar su estado de salud.
6. La vacunación a cualquier persona con alguna enfermedad crónica (como diabetes, asma, obesidad, insuficiencia renal, enfermedades crónicas cardiovasculares, inmunosupresión y otras) también es fundamental para evitar igualmente que surjan complicaciones que podrían agravar su estado.
7. La vacunación a embarazadas es un objetivo prioritario en la vacunación frente a la gripe ya que la mujer embarazada está más expuesta a la gripe y a sus complicaciones. Además, se ha demostrado que la vacuna no sólo protege a la mujer embarazada sino que también protege al recién nacido hasta el 6º mes. Se recomienda su vacunación a partir del 2º trimestre de embarazo.
8. La vacunación del personal sanitario es un objetivo básico en la prevención global de la gripe, ya que es muy probable que en su trabajo diario entren en contacto con el virus y puedan transmitirlo fácilmente a sus pacientes
9. La vacunación también está indicada para aquellas personas que convivan o cuiden a personas mayores, enfermos crónicos o bebés menores de 6 meses (personal de guarderías) para evitar transmitirles la enfermedad.
10. Por supuesto, la vacunación antigripal también está indicada para cualquier persona sana que desee evitar sufrir una gripe.

Asi es que, ya sabe, visite a su médico y en el día, quedará vacunado o vacunada y protegidos de la gripe.









Fuentes:
Dra. Gloria Mato Chaín
CEOMA
Ángel Corbalán

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu comentario, nos ayuda y nos hace mejorar.